Tres muertos, entre ellos dos policías, en un tiroteo en Lieja

Bruselas .- Dos policías y la pasajera de un vehículo perdieron la vida en un tiroteo en Lieja (este de Bélgica), así como el atacante, unos hechos que, según la justicia belga, podrían apuntar a un atentado terrorismo.

“Violencia cobarde y ciega en Lieja. Todo nuestro apoyo a las víctimas y sus familias”, tuiteó el primer ministro belga, Charles Michel, asegurando que supervisan “la situación con los servicios de seguridad y el centro de crisis”.

El tiroteo se produjo hacia las 10H30 (08H30 GMT) en el bulevar de Avroy, una gran arteria del centro de esta ciudad de 200,000 habitantes.

El autor se refugió en un instituto, tras el tiroteo ocurrido en la calle. A continuación, se habría producido una breve toma de rehenes, según fuentes oficiles.

El gobernador de la provincia de Lieja, Hervé Jamar, confirmó que “ningún alumno resultó herido” en “la toma de rehén en el instituto de Waha”. “El individuo fue neutralizado”, agregó en Twitter.

El atacante, conocido por delitos comunes pero no por radicalismo, había salido la víspera de la prisión de Lantin, cerca de Lieja, según los medios belgas.

Además del atacante, dos policías perdieron la vida y también la pasajera de un vehículo que circulaba en el barrio, indicó a la AFP Catherine Collignon, portavoz de la fiscalía de Lieja. Otros dos policías resultaron heridos.

“Nuestros pensamientos están con las víctimas de este horrible acto. Estamos en el proceso de establecer una visión general de lo que sucedió exactamente”, tuiteó el ministro del Interior, Jan Jambon.

Según medios locales, el autor habría gritado “Allahu Akbar” (Alá es grande). Preguntada por esta información, Collignon dijo que no sabían nada por el momento.

La fiscalía federal belga, encargada de los casos de terrorismo, asumió la investigación, “ya que existen elementos que van en la dirección de un atentado terrorista”, dijo su portavoz, Eric Van Der Sypt.

Los policías y militares han sido objeto desde 2016 de varias agresiones en Bélgica, donde la organización yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó un atentado en marzo de 2016, que dejó 32 muertos en el metro y aeropuerto de Bruselas.

La última considerada como “terrorista” se produjo en agosto, cuando un hombre de 30 años de origen somalí atacó con un cuchillo a dos soldados al grito de Allahu Akbar en el centro de Bruselas. Un soldado resultó herido leve y el autor fue abatido. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *